Connect with us

¿Qué estas buscando?

Opinión

El Presidente pierde la confianza K

Alberto Fernández acaba de sumar otro problema a los varios de estructura que tiene en el ejercicio del poder. Figura en la primera línea el liderazgo opresivo que practica Cristina Fernández. Puede añadirse el cerco político que desde Buenos Aires tienden progresivamente el gobernador, Axel Kicillof, y Máximo Kirchner. Tampoco ayuda la ausencia de articulación que el Presidente exhibe con el peronismo tradicional, que representan los gobernadores. En ese contexto inclemente, el profesor de Derecho se disparó un tiro a los pies: profundizó la devaluación de su palabra. Un instrumento de gran significado en muchos planos. Para generar confianza pública. Promover coincidencias o tensiones. Edificar además alguna identidad.

El déficit de la palabra adquiere una sobre valoración en un cuadro excepcional como el de la pandemia y la emergencia sanitaria. Sus contramarchas le han minado la credibilidad pública. Reflejada en la caída de su imagen, por debajo del 40%, según la mayoría de las encuestas. La peor desde que entró a la Casa Rosada.

La detonación verbal de la última semana, cuando sostuvo que los “mexicanos vinieron de los indios, los brasileros de la selva y los argentinos de los barcos”, golpeó, desde luego, en su gestión política. Pero sonó sobre todo disruptiva en el kirchnerismo. La gravedad es doble porque allí adentro no le sobran ni la autoridad ni la confianza. “Habla demasiado a poncho. No se prepara. Ya se lo hizo notar Cristina”, comentó una destacada dirigente de La Cámpora.

La joven recordó, a propósito, otro episodio cercano sin tanta resonancia como la de aquella reflexión vertida delante del premier de España, Pedro Sánchez. Al promulgar la ley de Educación Ambiental desgranó una parrafada que sorprendió. Sostuvo que, gracias a la pandemia, descubrimos otro mundo. “El agua se volvió más clara, la tierra más verde y productiva, animales salvajes que cuando nos ven no salen pero que de repente empezaron a salir. ¿Saben por qué? Porque los que nos encerramos fuimos nosotros”, remató. ¿Le habrá servido como justificación de la larguísima cuarentena en la Argentina? ¿Sería ese el camino para conjugar el desarrollo con la preservación del medio ambiente? Muy raro.

Aquella alusión al origen de mexicanos, brasileños y argentinos pondría en crisis una doble condición. La del pensamiento núcleo del kirchnerismo, denominado progresista, y la del propio Presidente, a quien le gusta definirse desde 2019 como un dirigente de centro-izquierda. Reivindica, a la par, la batería simbológica del peronismo ancestral. Lo dejó en claro durante aquella teleconferencia que mantuvo con el líder ruso, Vladimir Putin.

Esa inclinación a los equívocos lo induciría luego a gestos correctivos y ampulosos para contentar al Frente de Todos. Saludó como presidente electo -que aún no es- a Pedro Castillo en Perú. Un maestro rural de izquierda radicalizada que nadie sabe si continuará ese sendero o se convertirá en Lenín Moreno, el discípulo de Rafael Correa que terminó por abandonarlo en Ecuador. Por lo pronto, acaba nombrar como asesor económico a un ex delegado de su país en el Banco Mundial, Pedro Francke.

Alberto utilizó en aquella felicitación un lenguaje kirchnerista que solo empezó a adoptar desde que fue candidato. El enredo y la banalidad no son inofensivos. Repercuten en las relaciones exteriores. El Presidente lleva acumulados ocho conflictos con países de la región. Como actual titular del Mercosur le pidió a Uruguay que se fuera del bloque si no aceptaba las reglas de juego. ¿Dónde está el canciller Felipe Solá?

El canciller Felipe Solá, junto al presidente Alberto Fernández. La gestión lleva acumulados ocho conflictos con países regiones.

Los contrastes se expanden. Estuvo de gira por Europa pidiendo la ayuda del mismo Sánchez, de Emmanuel Macron, el premier de Francia, y Mario Draghi, de Italia, por las negociaciones con el Club de París​ y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Logró incluso una charla a distancia con la alemana Angela Merkel. Pero en aquella conversación con Putin pontificó que “el capitalismo ha fracasado”. Difícil de entender para el propio Vladimir que colocó la última pincelada a la lápida de la vieja Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Esos cursos de acción carcomen los márgenes políticos al Presidente. Se advierte con nitidez en otros aspectos. La gestión de la pandemia, con sus ramificaciones múltiples, y el rumbo de una agenda económica que tiene casi el mismo sello que aquella que impuso Cristina entre 2012-15, cuando trató que la situación no se le fuera de control.

Las medidas sanitarias, luego del quiebre de la concordia con el jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, han tenido hasta ahora la lógica de las necesidades políticas y sanitarias que demanda Buenos Aires. Sólo la combinación de ambas, permite explicar el regreso de las clases presenciales en un momento de contagios que no parece muy distinto a los de mediados de mayo. Entonces continuó la virtualidad. Kicillof sorprendió al propio Alberto y lidió con su equipo de Salud que le demandaba otro mes de cierre estricto. Pero medió una advertencia de Cristina y de intendentes que señalaron un creciente malestar social y la imposibilidad de controlarlo. Pesó además la sombra del jefe de la Ciudad.

El relato de Kicillof

El gobernador conoce esa realidad y la falta de expectativas. Por eso las hurga en otro lado: las vacunas. Por primera vez desde diciembre, Buenos Aires superó las 120 mil inoculaciones diarias. La campaña ha tomado otro ritmo. Incorporó un trencito de vacunación que recorre pueblos del Interior. El problema radica en que esos números asoman intoxicados por el relato político. Kicillof aseguró que ya vacunó a más de una Ciudad completa. Comparación innecesaria con Rodríguez Larreta, que en su distrito cumple el organigrama.

Al gobernador le tienta el micrófono para hablar, incluso, de lo que conoce poco. Comparó la Sputnik V con la antitetánica. Dijo que la segunda dosis de la vacuna rusa sería un refuerzo de la primera. Eso sucede con la china Sinopharm. Los especialistas se cansaron de explicar que la Sputnik V está conformada por dos componentes distintos, cuyo efecto es la complementación.

Kicillof se lleva, seguramente, mejor con la aritmética. Sería fiable el seguimiento que hace de la campaña de vacunación en el Conurbano donde existe mayor disparidad que en el Interior de la Provincia. La Matanza, el baluarte kirchnerista, exhibe por ahora uno de los índices más retrasados. Junto a Tigre. Como una compensación sobresale en lo alto Avellaneda, pago del ministro ultra K, Jorge Ferraresi. Figuran además Vicente López y San Isidro, aunque tienen otro interés político: son administradas por alcaldes de Juntos por el Cambio.

El gobernador hizo lo mismo que el Presidente. Reclamó a la oposición que salga a buscar vacunas en lugar de dedicarse a criticar por la escasez. La controversia nunca sale de la agenda pública. La maniobra de Sergio Massa en Diputados citando a los laboratorios, sirvió de poco. AstraZeneca, que elabora la vacuna de Oxford, contestó con un escrito. Rusia y China aclararon que lo harían a través de sus Cancillerías. El foco quedó anclado en Pfizer que desairó por un lado a la oposición y por otro al oficialismo. Negó que hubiera existido un pedido de retornos, como denunció Patricia Bullrich. Aclaró que, en efecto, no satisface al laboratorio la Ley de Vacunas que aprobó el Congreso. Juntos por el Cambio ofreció modificarla. El Gobierno no quiere.

La indolencia oficialista no podría ser explicada únicamente por aquella diferencia contractual. Habría razones políticas y de compromisos poco transparentes con el mundo farmacéutico y fundaciones donde convergen empresarios del rubro, infectólogos y actuales funcionarios. La Argentina, que superó los 85 mil fallecidos, sigue cerrada a la posibilidad de contar con otras tres vacunas. Todas estadounidenses: Pfizer, Moderna y Janssen.

Para cubrir ese vacío el Gobierno se lanzó a promocionar la producción de la que llama “vacuna argentina”. Es la Sputnik V que cuenta para su elaboración aquí con la venia del instituto Gamaleya. El empresario Marcelo Figueiras, que asistió a la sesión en Diputados, se encargó de bajar la espuma. Por ahora solo se filtrará y envasará la vacuna cuyo componente empezó a llegar desde Moscú. Un lote de cada producción deberá ser enviado y autorizado por Rusia antes de su distribución. La fabricación será posible cuando se construya una nueva planta del laboratorio Richmond, que requiere una inversión de US$ 70 millones.

Si cada vacuna, como conjetura el kirchnerismo, representa un voto, Kicillof parece haberse anticipado a la recolección. En Buenos Aires reside toda la estrategia electoral. Sólo un triunfo en esa geografía mantendría vivo el proyecto de Cristina, del gobernador y de Máximo. Por esa razón fue engrosado en un 25% el padrón de extranjeros habilitados para votar desde las PASO.

Máximo también hizo su aporte para mejorar el panorama. Un proyecto suyo, agilizado por Massa en Diputados, extiende los subsidios para el consumo de gas residencial a un importante número de localidades denominadas “zona fría”. Se cubrió con beneficios a una provincia opositora, Mendoza. Concedió esa excepción a 56 poblaciones de Buenos Aires. Golpe a la austeridad que pregona el ministro de Economía. Esa decisión se encadena con una fotografía: mostró a Cristina y Massa en el anuncio de un 40% de aumento a los empleados del Congreso, extensivo a diputados y senadores. Adiós al tope de 30 o 35% pretendido por el profesor de Columbia.

Esas derrotas explicarían con elocuencia, tal vez, la evaporación de Martín Guzmán en la última semana.

Por: Eduardo van der Kooy. Fuente: Clarín

Compartir esta nota:

Mar del Plata

Seguros Mar del Plata

La Ciudad

Prefectura rescató a la tripulación del pesquero "Siempre San Salvador", que se hundió a 140 kilómetros de Mar del Plata

Deportes

La atleta marplatense repitió la marca obtenida en los Juegos de Río de Janeiro, lejos de su mejor registro personal, entre catorce competidoras de...

La Ciudad

Ricardo Aguerrido cayó en la casa de un familiar del barrio Plaza Peralta Ramos

La Ciudad

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires autorizará a partir de este sábado la reapertura de casinos y bingos en Mar del Plata,...

Economia

Según la resolución publicada este viernes en el Boletín Oficial, este ajuste se sumarán al 13,5% ajustado en lo que va del año.

Entretenimiento

Tras el episodio de Chano, Tamara Pettinato habló de su hermano y las adicciones

Nacionales

La empresa Huawei y el Centro de Géneros en Tecnología, impulsado por la Secretaría de Innovación Pública de la Nación y Arsat, lanzaron un...

Política

El presidente aseguró que los funcionarios que se hayan postulado para las elecciones de este año deberán dar un paso al costado para afrontar...

Entretenimiento

El protagonistas de Better Call Saul estaba grabando la última temporada de la serie cuando se desmayó y debió ser hospitalizado de urgencia.

Apuestas

El afortunado de Villa María, Córdoba, acertó todos los números en la modalidad Tradicional y conquistó el premio más alto en la historia del...

Pandemia

Otras 471 personas murieron y 15.883 fueron reportadas con coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 104.822 los fallecidos...

La Ciudad

El viento fue el protagonista de este martes en Mar del Plata y para el miércoles el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió una advertencia por...